¿Te genera angustia que un desconocido ingrese a tu hogar a cuidar a esa persona que tanto quieres?

¿Sientes que si no eres tú la persona que cuida de tus seres queridos los estás abandonando?

¿Tienes demasiadas tareas y necesitas ayuda para organizar el cuidado de tu familia?

¡Como fundador de Dame Una Mano viví la misma situación!

A lo largo de mi vida he tenido la oportunidad de ayudar a mi familia y amigos -sobre todo a personas de la generación de mis papás- a utilizar la tecnología. 
¿Y para qué querían utilizar la tecnología? Pues… Para buscar información acerca de productos y servicios.
Me di cuenta que los hogares tenían problemas para encontrar información confiable. A diferencia de las empresas, que al contratar alguien, tienen batallones de analistas de selección que aplican los más rigurosos análisis psicológicos y de abogados laboralistas que los protegen, en cambio, a los hogares no les quedaba más remedio que confiar en la recomendación de otra persona o buscar por sus propios medios.

Durante los últimos años de vida de mi abuela, mi tía se encargó de su cuidado. Fueron momentos complicados para la familia, debido a que mi abuela cada vez requería más atención y mi tía empezó a sentirse agotada y desmotivada.
El primer momento de dificultad llegó cuando nos dimos cuenta que necesitábamos ayuda para cuidar a nuestra abuela, nos sentíamos como si hubiéramos perdido la batalla y la estuviéramos abandonando. 
Superado el sentimiento de culpa, decidimos contratar una auxiliar de enfermería que la cuidara en las noches. 
Nos enfrentamos a un sector totalmente informal, de baja calidad, incumplido y poco confiable. La experiencia era muy variable; utilizamos servicios de personas con buena disposición, amables y que sabían lo que estaban haciendo; otras groseras, inexpertas, impacientes o nerviosas. A esto hay que sumarle que la abuela no se sentía muy bien, y poca paciencia les tenía a personas extrañas.

Debido a mi experiencia decidí crear Dame Una Mano.

Una herramienta para proteger a los hogares, sobre todo a las personas que no entienden las dinámicas del mundo digital. Un sitio confiable, donde puedan encontrar la información necesaria para tomar la decisión de contratar una persona que cuide a sus familias. 
Entendemos que muchas veces queda poco tiempo con esos familiares que tanto amas. Por eso queremos regalarte momentos de calidad con tu familia, que utilices tu tiempo en lo que verdaderamente importa, sin cansancio, angustia o tristeza.

Por último, quiero decir que esta es mi primera experiencia creando un blog… 
Dije – ¿Por qué no? Vamos a ver cómo me va-
¿Y el motivo?
Decidí hacerlo porqué entiendo la angustia y desconfianza de aquellos que apenas están considerando cuidar algún familiar -ya sea desde un bebé recién nacido, hasta el abuelo “cachaco” que toda la vida se acostumbró a hacer las cosas solo- para contar historias y consejos de otras personas, que inspiren y tranquilicen. ¡Hoy decidí iniciar con la mía!